El qué, cuándo, por qué, dónde y cómo de la flexión neutra de la e como lenguaje inclusivo

Llevo tiempo queriendo hacer un artículo sobre el neutro en español. Hay gente que me pregunta de vez en cuando sobre el tema, veo gente que se equivoca al usarlo y otra que se pregunta para qué sirve, por qué usarlo o dice “huy qué bonito” pero luego no lo usa.

Inauguro esta sección de Posts no literarios con un tema que me toca de cerca: el neutro español. Tras hablar con otres escritores por Twitter y más personas y que unos cuantes me dijeran que se sentían perdides con el tema y no sabían cómo utilizarlo dije, bueno, vamos a hacer un post sobre el tema. Al final me ha salido un artículo más grande de lo  planeado pero me siento muy orgullose de lo que he escrito.

El neutro del que vamos a hablar hoy es el neutro que se forma con la e. ¿Por qué la e y no el lenguaje inclusivo de la a? Personalmente me parece contraproducente elegir un lenguaje con género predominante como es el “lenguaje inclusivo” de la a para contrarrestar a otro lenguaje con género predominante como es el “lenguaje neutro” de la o (el genérico masculino).

Como reflexión me gustaría añadir una pregunta que llevo tiempo haciéndome: ¿es realmente necesaria una distinción de género en el lenguaje? Tanto el inglés como ciertas otras lenguas como el afrikaans no observan cambios de género en sus palabras flexionables. El inglés mantiene los pronombres, el afrikaans ni eso. ¿Es realmente necesario que el español los tenga? Tenemos ya muchas palabras que son neutras, como persona y ser, que por mucho que tengan su propio género gramatical (no confundir con las flexiones de género), no son flexionables cuando se aplican a un ser que sí tiene género. ¿Tan horrible nos parece que nuestros adjetivos y nuestras palabras flexionables no tengan distinción de género que hasta ahora no he oído discusión alguna sobre la posibilidad?

 

¿Por qué usarlo y dónde?

Volviendo a nuestro tema, una de las preguntas más importantes sobre el neutro de la e es por qué usarlo y mi respuesta siempre será la misma: ¿por qué no? El neutro con la e tiene muchas ventajas con respecto al genérico masculino de la o pero además cumple algunas funciones que ningún otro género ni herramienta cumple en la gramática española, como la de la expresión de los géneros no binarios. Como persona no binaria, me resulta inmensamente satisfactorio saber que tengo una herramienta para expresar cómo me siento en todo momento igual que la tiene la gente binaria o algunas personas no binarias, como las de género fluido. Al contrario que con la a o con la o, no hay nada que sienta extraño cuando uso esta flexión de género, sino que es algo que me permite no tener que preocuparme por tecnicismos y hablar al mismo nivel que el resto de la gente de mi entorno. Antes de empezar a usarla, mi expresión de género se reducía a una lucha constante entre mi cerebro y la costumbre por intentar usar palabras que no tuvieran flexión de género y sustituir expresiones cotidianas por eufemismos. Esto no solo me dificultaba la expresión escrita y hablada sino que colocaba una carga sobre mi mente, teniendo que vigilar constantemente lo que salía de mi boca. Por eso creo firmemente que para la gente no binaria la e es un respiro que llevaban mucho tiempo esperando.

Como herramienta de representación o habla sobre un personaje o persona no binaria externa a ti (cuando tú no lo eres y hablas de otra persona o escribes a un personaje en tu novela) es más aún. Es una muestra de respeto. Como hemos dicho más arriba, hay gente no binaria que no necesita el neutro, porque encuentran que les es natural seguir usando el femenino o el masculino o hacer una mezcla de ambas, pero hay gente que sí elige usar el neutro. Por ello, al construir un personaje no binario, no solo es necesario delimitar qué persona es, sino también si sería beneficioso que usase el neutro de la e. Es respetuoso pues, usar el neutro con personajes que no demuestran una proclividad significante hacia uno de los dos géneros binarios, pues expresa eficientemente quiénes son. Al mismo tiempo, si una persona no binaria que conoces usa el neutro con la e, SIEMPRE debes usarlo cuando te refieras a elle. Es, como ya he dicho, una muestra de respeto y de que no te pasas su existencia por donde no brilla el sol.

Si hay una cosa que me enamora del neutro con la e es su gran versatilidad. Al ser una flexión de género relativamente reciente y todavía en formación, los límites los pone el usuario. Si bien hay gente que defiende que la e solo debería ser usada por y para gente no binaria, esta no es una opinión que yo comparta (aparte de que solo se la he oído a gente cis y/o binaria). La e tiene tantas posibilidades que me parece casi un insulto hacia la lingüística en general y hacia la lengua española en particular no aprovecharlas. Siguiendo el ejemplo de otras lenguas, como la inglesa, uno de los posibles usos de la e sería para referirnos a alguien o álguienes de quien no conocemos el género o de quien no queremos dar a conocer el género. Como ejemplo podríamos poner a alguien que quiere hablarle a un amigo sobre una amiga suya pero sabe que el susodicho es bastante machista, así que decide hablar de su amiga en neutro para que las opiniones de su amigo no se vean afectadas por el género del sujeto de la conversación. Otro ejemplo serían esas situaciones en las que no queremos dar a conocer el género de ciertos personajes en una novela, un relato, un cuento… Las posibles causas de esta elección podrían ser, de nuevo, no condicionar al lector, mantener el misterio, no dar pistas de un giro argumental… En la lengua española actualmente no disponemos de una herramienta que pueda cumplir este cometido mejor que la e por lo que los argumentos en contra de este uso no tienen mucho sentido.

El último uso que tiene la e es uno que, supuestamente, ya suple el neutro con la o pero que a una parte de la población no acaba de convencer, y este es el neutro plural. Muchas veces nos hemos encontrado con grupos de gente a quienes alguien se ha referido como “ellos” cuando entre estos grupos de gente se hallaba un número considerable de mujeres, como en la mayoría de mis clases de la universidad. Alternativamente, nos encontramos con gente que interpela a este tipo de grupos en femenino plural como “neutro alternativo”. Personalmente esta alternativa no me acaba de convencer, pues es como tapar una herida con una tirita sin primero desinfectarla. Sí, lucha contra el machismo inherente en la lengua española, pero no llega a solucionar el problema, pues lo sustituye por otro problema de igual calibre. Y es que ambos plurales con género binario son ineficientes. Los dos tienen una alta carga de connotaciones sobre quiénes forman ese plural y ninguno llega a una neutralidad verdadera. La e no tiene ese problema. Al ser una herramienta nueva no tiene el tiempo necesario para desarrollar ese tipo de significado.

Recapitulando: en literatura se podría usar cuando te quieres referir a un grupo de gente de la que no quieres detallar el género, con un personaje no binario (del sexo que sea, esto es una característica más del personaje que no debería condicionar su tratamiento a menos que la persona no haya salido del armario o no queráis decirlo desde el primer momento), con personajes del ámbito activista… En la vida diaria su uso sigue las mismas normas: puedes usarlo como herramienta social/política como sustituto del masculino plural, usarlo si eres una persona no binaria o si hablas con/para/sobre una persona no binaria. Hasta aquí la parte fácil.

 

¿Cuándo usarlo?

Esta es la pregunta más fácil de todas de responder, y la respuesta es: cuando quieras y puedas. Recordemos por favor un dato muy importante que muchas personas parecen dejar de lado: el creador de una obra literaria, audiovisual o en cualquier otro formato es el que pone las reglas. Si quieres usar la e en un proyecto propio, adelante, no hay nadie que te lo impida. Recuerda, es tu obra, por lo que TÚ pones las reglas. Más allá de obras, la e se puede usar en tu vida diaria sin problema, aunque alguien puede que se queje si escribes un informe para el trabajo con ella. Lamentablemente, la e no está reconocida como parte de la lengua española porque no hay suficientes hablantes que hagan uso de ella. Y la manera de arreglar esto es, precisamente, usarla.

 

Cómo: Gramática

Llegamos a la parte más aburrida. Sobre este tema os voy a dar una pista: funciona igual que la flexión de género en el lenguaje. Pasando por tipo de palabras afectadas por esta flexión tenemos pronombres, determinantes, adjetivos y nombres comunes.

Pronombres

El pronombre personal tónico de tercera persona en neutro que usa la gente en español es elle. Los demás pronombres personales tónicos se flexionan normalmente. Los preposocionales conmigo, contigo consigo no cambian. En inglés (para les interesades) tienen varios pronombres tónicos de tercera persona entre los que elegir, siendo un lenguaje más flexible, tales como they, e, xe, ze… Se tiene constancia de que por 1700 existían dos pronombres neutros dialectales en el inglés llamados ou y (h)a.

Tónicos personales:pronombresEn los pronombres personales átonos los únicos que cambian son los de tercera persona, que pasan a ser leles.

Demostrativos:NeutrDet2.png

Posesivos:Pos.png

¡ATENCIÓN!: Puesto que en el español no existen los objetos de género gramatical neutro los posesivos solo se deberán flexionar cuando se usen en referencia a una persona, nunca a un ser inanimado. Sobre el uso del neutro en animales prefiero no tomar partido, depende del uso que se le vaya a dar, une puede o no usarlo.

Ej: Nuestre amigue se llama Sana (SÍ); nuestre coche está mal aparcado (NO).

Otros:

Ni los pronombres reflexivos ni los recíprocos cambian. Los pronombres numerales se flexionan normalmente, por lo que solo cambia el numeral del 1 (une) y ciertos más (más de ochocientes veo yo) y el ambos, que pasa a ser ambes.  Los pronombres interrogativos y exclamativos permanecen sin cambios excepto cuánto en oraciones como: ¿Cuántes de tus amigues van a venir a comer?¡Cuántes chiques guapes han venido hoy!

 

Determinantes

Artículos:NeutrDet22.png

Indefinidos:Indef.png

NC: No cambia

Notaréis que muchas formas en esta tabla no contienen singulares y esto tiene su sentido. Al trabajar únicamente con personas y no con objetos muchas de las formas que se suelen añadir a la tabla de los indefinidos, tal como las singulares, solo trabajan con objetos. Dado este hecho he decidido omitirlas en favor de una comprensión más clara.

Ejs:

  • ¿Algune de vosotres estará aquí mañana?
  • Cierte/s chique/s que conozco quería/n venir.
  • Demasiades de vosotres habéis entregado el informe tarde.
  • Escases chiques piensan así.
  • Muches de elles se sienten mal por el malentendido.
  • Ningune de nosotres ha dicho eso.
  • No conozco a ningunes otres.
  • Otre/s me dijo/eron que se apuntaba/n.
  • Poques quieren venir.
  • Ambas canciones fueron escritas por sendes músiques.
  • Tantes de nosotres se han sentido así.
  • Tode chique que se precie debería saber esto.
  • Todes nosotres somos maravilloses.
  • Me gusta une de elles.
  • Unes sí, otres no.
  • Varies han dicho que no.

Otros:

Los determinantes interrogativos, reflexivos y relativos no cambian en el lenguaje neutro. Los determinantes posesivos y demostrativos tienen la misma forma que los pronombres del mismo nombre.

 

Adjetivos

Los adjetivos son relativamente fáciles de flexionar si observamos las reglas de la gramática española.adjetivos

Los adjetivos numerales se flexionan igual que los pronombres numerales, al igual que los demás adjetivos determinativos.

 

Nombres

Los nombres son los más difíciles de flexionar, porque tenemos muchos nombres masculinos que se adueñan de una forma neutra, como señor, donde el femenino se forma añadiendo una a, y otros en los que no ocurre, como científico/a. Así mismo, hay otros nombres con flexiones no corrientes, como -or/-triz, que complican la flexión al neutro.

Por ejemplo: teniendo el masculino rey/es y el femenino reina/s, el neutro podría ser reine/s, reye/s o si usamos préstamos roi/s. (Téngase en cuenta que estas opciones son dadas por mí). Esto conduce a que cada persona pueda experimentar por su cuenta pero también a que sea un lío saber el neutro de ciertas palabras.

Otro de los problemas más prominentes son las palabras que forman plural con la e de manera natural, como señor, que se flexiona en señores. En estos casos, yo suelo usar señore y mantengo el plural masculino para conseguir una uniformidad en la construcción de la e.

¿Y qué pasa con las palabras que no tienen estructuras similares pero que son variantes de género de un mismo concepto? Los ejemplos más claros son mujer y hombre y damas y caballeros, que actualmente no tienen alternativa neutra más allá de persona. Unas de las palabras más famosas que causan esta incertidumbre son las que se refieren al parentesco: mamá y papá. Las alternativas en neutro que se usan más por ahora son neidres y adres pero estas palabras también son difíciles de usar, en cierto sentido, pues no solo hay que adaptar el madre, sino que también el mamá y el mami. En este caso sería neidres, neinei (nené?) y neini o adres, adá y adi. Durante un documental sobre Suiza vi cómo una pareja había adaptado la palabra mapa para referirse a le progenitore nb, pero esto acarrea sus propios problemas, pues no hay versión propia sin abreviatura de esta palabra.

Otro concepto problemático son las abreviaturas de ciertas palabras y formas de cortesía, como el señor, señora y señore. Posibles abreviaturas serían SRE y SE.

Recordad siempre que hay más maneras de señalar el género que a través de la flexión, como con los artículos. Podríamos elegir decir le poeta en vez de buscar una flexión artificial. En todos estos casos las flexiones y versiones adecuadas se consolidan por consenso. Yo animo a usar todas las palabras que originalmente sean neutras como palabras del lenguaje neutro. Y si existe una palabra masculina con flexión femenina pero que acaba en e, como liante, adoptaría esa palabra como neutra para mantener un uso unificado de la e.

 

Últimas palabras

Si hay algo que me gustaría decir para acabar este artículo es que debemos tener en cuenta que el neutro de la e no es algo grabado en piedra, es algo que se puede cambiar. Al contrario de lo que algunas personas piensan, el lenguaje cambia y el ser humano puede influir en este proceso. Un ejemplo muy claro es la consolidación del lenguaje alemán a mediados del siglo XVIII. Sin esta intervención del ser humano puede que les alemanes hubiesen acabado hablando todes la misma lengua naturalmente en un futuro de igual manera pero este proceso se aceleró debido a la intervención. La creación del neutro de la e es algo parecido, con la diferencia de que el cambio no viene de las instituciones, sino de nosotres. Nosotres, como hablantes, hemos establecido que nuestro idioma tiene unas carencias que deben suplirse y hemos tomado partido para solucionarlas. Igual no lo conseguimos en cinco años, ni en 10, pero estos primeros pasos son necesarios para que, más adelante, tengamos un idioma que no tenga estas carencias. Y la única manera de hacer esto es actuar. Así que, lingüistas y gente no binaria de España y de América latina, os invito a que experimentéis con vuestra lengua y busquéis alternativas para las palabras que nos causan problemas, os invito a que uséis la e en vuestra vida cotidiana y a que no sintáis miedo a hacer mezclas extrañas, porqeu puede que una de ellas os dé el resultado que estáis buscando. Yo, por ejemplo, dediqué una mañana a hacer todas las palabras posibles con cada letra del alfabeto para descubrir una alternativa para padres, haciendo también los cambios de mamá y mami. Llegué a considerar que a lo mejor una terminación en -ie sería mejor que la e para ciertas palabras (señorie, señories). Ninguno de estos experimentos son en vano, pues nos ayudan a crecer.

 

Para finalizar, os dejo un par de páginas interesantes sobre el lenguaje inclusivo y la e:

 

DUDAS

Por Twitter pregunté si alguien tenía alguna duda sobre la formación del neutro con la e y dije que las publicaría en el artículo en su propia sección pero estas no son las únicas dudas que escribiré aquí. Si queréis preguntar algo tras leer el artículo podéis comentar aquí o mandarme un mensaje a Twitter y responderé a vuestra pregunta aquí para que tengamos todo bien ordenado.

  1. Nuestra queridísima Senadora Kyle (@Logan_Rkyle en Twitter) me dijo que la e no le valía en asturiano para formar el neutro puesto que es la flexión de género femenino en esa lengua. Logan dice que está pensando en empezar a usar la i como flexión neutra para el asturiano, lo que es interesante porque el castellano tuvo una época (no sé si salió de España, por eso no lo llamo español) de experimentar con la i como flexión neutra. De hecho tengo un cómic llamado Tránsito que a mitad empieza a utilizar esta flexión para el plural. Está escrito por Ian Bermúdez Reventós (@IanBermdez1 en Twitter). Pero como no sé de asturiano, lo único que puedo decir es que me parece perfecto probar otras flexiones, que es al fin y al cabo, lo que hacemos nosotres con la e.
  2. Pregunta de Sofi (@MetCherry) en Twitter: “¿es funcional llevar al neutro la palabra “sendos/as”? Hasta donde yo sé, tal palabra siempre se refiere a dos sujetos con el mismo género: “les servimos sendos platos”.” Mi respuesta es que depende. Si la gente que lo usa utiliza la e como plural neutro podría usarse en situaciones de dos personas nb o de dos personas de diferente género sin tener en cuenta cuál fuera ese género. Si esa persona sólo lo usa para gente nb entonces sólo serviría para hablar de dos personas nb. La construcción en sí es posible, y por eso está añadida en la tabla. El uso de cada palabra dependerá de la situación y de le hablante pero teniendo en cuenta que normalmente sendos es una palabra muy en desuso, probablemente no sea funcional. Aún así, dejar ciertas palabras sin “arreglar”, por así decirlo, acarrea un precedente peligroso, pues deja ciertos agujeros en el lenguaje que pueden llegar a mordernos en el trasero más adelante. Aparte, que al construir una gramática es tabú dejarse palabras por el camino porque al fin y al cabo, no puedes decidir qué palabras son más importantes que otras. Todas son parte de la lengua. El símil más correcto que se me ocurre es construir una casa pero dejarse sin colocar algunos ladrillos en las paredes.
Anuncios

2 comentarios en “El qué, cuándo, por qué, dónde y cómo de la flexión neutra de la e como lenguaje inclusivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s